En el día quinto, el discípulo, había acumulado suficiente sabiduría para discernir entre las distintas formas de poder y ejercerlo ante la admiración de sus semejantes.
Ya conocía el árbol de la vida y había probado sus frutos, también sabía distinguir entre los demás árboles el del conocimiento y había olido sus doce flores. Era el tiempo en que había sentido la presencia de la serpiente antigua enroscada en el tronco del árbol de la vida y tanto le había costado vencer.

En lo alto brillaba el Sol que todo lo fecunda, lo miró y fue deslumbrado.
En la visión pudo distinguir al mismo tiempo la luna avanzando.
En el mismo camino frente a sí, distinguió un hombre joven ataviado con los atributos de un príncipe.
Al caer la tarde, le salieron al encuentro dos princesas bellamente engalanadas.
A su lado derecho, se colocó la mujer vestida de blanco con una sobretoga azul y coronada por la cobra de la sabiduría.

A su lado izquierdo, se situó la mujer vestida de negro que se ataviaba con un collar de oro y dejaba al descubierto sus senos y también coronaba su cabeza la cobra de la sabiduría.
Cada una de ellas se separó más adelante y tomó un camino divergente.
Sobre el príncipe estaba el disco solar de 29 rayos, 14 menores y 14 mayores más uno y en su centro se dibujó Lucifer disparando un arco en dirección a su cabeza.

Entonces el discípulo supo que el príncipe era él mismo y que debía elegir entre dos caminos. Paró sus sensaciones hasta la caída del Sol y cuando vio dibujarse en el cielo los signos de Venus y Tauro supo que debía elegir según la Ley, armonizando las dos serpientes y evitando el punto sin retorno en el camino del conocimiento.

El Enamorado – Unión, vida emocional.
El enamorado es una carta relacional que presenta el inicio de la vida social, es una carta de unión y de desunión, de elecciones sociales y emocionales.
Palabras claves – Eros, corazón, unión, conflicto, ambigüedad, triangulo amoroso, comunidad, hermanos, elección que hay que hacer, conflicto emocional, separación.
Mito – Encontramos al principe Troyano Paris, al que Zeus encomendó arbitrar en un concurso de belleza entre tres diosas: Hera, Afrodita y Atenea.
El resultado era de prever. Paris , era joven y , por lo tanto, no tenia aún muy claros sus valores internos, escogió a Afrodita sin vacilar. Su recompensa fue la famosa Helena, que desgraciadamente, estaba casada con otro.

caterina

Y tú qué opinas ? deja un comentario:

DEJA UNA RESPUESTA