Los reflexólogos, osteópatas, otros terapeutas manuales, podólogos, médicos, enfermeros deportistas y entrenadores personales son los bienvenidos a formarse en estas novedosas técnicas.

La RO es una fusión de principios de osteopatía sobre una base de técnicas de reflexología adaptadas para conseguir una liberación fascial global en el cuerpo desde las extremidades, tomando en cuenta las propiedades específicas de la fascia en las extremidades – propiedades desconocidas de muchos terapeutas manuales e incluso de expertos en fascia.

Florence Cohen ha desarrollado técnicas únicas de liberación fascial que fueron presentadas en 2016 con mucho éxito por su originalidad y efectividad en el congreso internacional Fascia Research Summer School organizado por el Dr. Robert Schleip, la eminencia mundial en fascia, en Leipzig, Alemania, ante un panel de investigadores en fasciología del mundo entero.

La RO consiste en más de 60 técnicas novedosas de liberación fascial desde las extremidades. Los principios osteopáticos de Andrew Taylor Still, así como los descubrimientos más recientes en fasciología, han sido incorporados a una base de reflexología para conseguir una liberación fascial del cuerpo entero de forma rápida y duradera. Las propiedades de la fascia en las extremidades y la fuerza de gravedad ofrecen un acceso prioritario a toda la red fascial, siendo así las técnicas a menudo más efectivas que otros enfoques manuales a la hora de reequilibrar la química del cuerpo, de reducir el estrés, de disminuir el dolor, de mejorar la respiración, de mejorar la tensegridad, y de guiar el cuerpo hasta su máximo potencial de auto sanación en ese momento, con todas las implicaciones fisiológicas sobre la sintomatología.

Doctor Mahlon Locke
El Doctor Mahlon Locke en Wiliamsburg, Canada en los años 30, conocido como el “torcedor de pies” ha sido una inspiración para la Reflexología Osteopática

Florence también ha desarrollado técnicas únicas de liberación fascial intraósea que son únicas en el mundo y ya han llamado la atención de varios médicos. Adicionalmente, está convencida por experiencia que la liberación de periostios, especialmente en las extremidades inferiores, es una de la claves para obtener una respuesta duradera al tratamiento. Acceder a las capas más profundas de fascia y liberarlas es fundamental. La comunicación con la fascia se ejecuta con el objetivo de reequilibrar desde dentro hacia fuera. Solo así serán duraderos los resultados. La Reflexología Osteopática actúa sobre los mecanismos naturales de equilibrio del cuerpo que dependen del tejido fascial en las extremidades, especialmente en las capas profundas y en la fascia ósea.

Desde el 2007 gracias a la creación del International Fascia Congress el mundo científico ha empezado a darle de nuevo la importancia requerida a este tejido olvidado de la medicina occidental durante el siglo XX. Desde el 2007 se han hecho muchos descubrimientos sobre la fascia y Florence Cohen integra los descubrimientos de los mayores investigadores, así como los suyos propios, en el desarrollo de sus técnicas siempre en busca de una liberación global de y desde la fascia más profunda, una liberación más duradera y en un abanico más amplio de casos. A la hora de desarrollar técnicas son varios los factores a tomar en cuenta: la efectividad de la técnica demostrada en clínica, las bases científicas que la respaldan (en la fascia entran en cuenta la química del cuerpo, las leyes de la física – tensegridad, gravedad, acumulación de energía, propulsión -, y el sistema nervioso con sus neuroreceptores), la comodidad de aplicación de la técnica para el terapeuta para minimizar errores, y el causar, solo si es necesario, un dolor soportable y calibrable para el paciente. Las técnicas permiten asesorar el estado del cuerpo cuando el paciente nos llega, sentir cómo va progresando durante la sesión y sentir con la máxima certidumbre si ha habido un cambio en el cuerpo de la persona cuando se termina la sesión.

Las técnicas de RO son un salto cualitativo importante a nivel terapéutico y, gracias a este salto, podemos ayudar con más rapidez a los pacientes. Aprendemos a pensar con el cuerpo que tenemos delante y a adaptarnos a cualquier caso que se nos pueda presentar. La fascia de cada persona es única, responde a las emociones, los traumas, las cirugías, la alimentación, la hidratación, los deportes, las posturas, los cambios hormonales… por lo que los protocolos y las pre-suposiciones no sirven. El terapeuta necesita comprender a la perfección la información que recibe del tejido y saber cómo actuar efectivamente sobre ella, necesita saber adaptarse a cada caso para conseguir resultados duraderos. Las aproximaciones no valen.

Y tú qué opinas ? deja un comentario:

DEJA UNA RESPUESTA