Cualquier intento de resolver conflictos desde fuera sólo trae esfuerzo y sufrimiento.
Si el conflicto existe es para ser observado y aprender de él. Aceptando plenamente
mi vida, puedo llegar a ver el porqué de su existencia. Ahí se encuentra la verdadera llave
de todo cambio.

Todo sigue una lógica con un propósito previo, que solo podemos ver una parte si es que estamos preparados, y es ahí donde nada está dentro de nuestro control.

Nuestro GPS interno es el inconsciente, que no vemos pero que es parte nuestra y nos dirige,
solo tenemos que permitir que nos opere mediante un dejar fluir y una auto observación.

Tenemos una conciencia que al igual que un iceberg, deja asomar una pequeña parte, mientras que el inconsciente que es la parte mayoritaria, se encuentra sumergido y fuera del alcance de la percepción.

Somos operados por el inconsciente, con lo cual es éste el arquitecto, el jefe de obra y en última instancia el operario.

Las cosas que me ocurren y que me generan carga, me traen un mensaje que yo no puedo
comprender, ya que no puedo ver su estructura lógica.

Si asumo todos los aspectos de mi realidad aceptando lo que me produce carga, dolor, conflicto, etc…, estoy haciendo consciente el inconsciente, y ahí ocurre algo maravilloso. Este enlace tiene un tremendo potencial que opera en mí, y hará que mi percepción de la realidad aumente. Reconociendo esto. Y soltando todo el control que quiero tener sobre mi vida o la de los demás…. permito que mi esencia original, ordene las cosas y yo las pueda ver y vivir en coherencia, me abro a ver lo que no veo, a entender lo que no entiendo, a percibir lo que no percibo.

Al negar mi realidad con sus errores incluidos, las circunstancias se van a seguir repitiendo,
y por lo tanto, mi realidad va a seguir siempre dentro de los mismos diseños y patrones repetitivos.

Cuando la vemos, aceptamos y asumimos más allá de entender lo que nos ocurre, con plena
confianza de que todo tiene un propósito previo a su existencia, estamos permitiendo que mute porque fue vista y aceptada.

La vida desde el inicio de los tiempos, se ha tratado del desarrollo del conflicto, en mi familia, nación, etc.

En el pasado se resolvían los problemas a garrotazos, y para aquella época tenía una cierta
coherencia.

Hoy día disponemos arsenales de armas nucleares, bacteriológicas y demás, pero seguimos
operando con la lógica de la ley de la selva, o sea que operamos con instinto y violencia ante cualquier situación, pero en vez de palos y garrotes con armas de destrucción masiva.

Necesitamos recurrir a otras herramientas para resolver los conflictos.

No podemos resolver un conflicto desde el mismo lugar en el que fue creado. Al ver la estructura lógica del conflicto este ya no nos atrapa.

En próximas ediciones ampliaremos la información acerca de este tema.

Y tú qué opinas ? deja un comentario:

DEJA UNA RESPUESTA