Hace unos años, pude colaborar en un proyecto relacionado con la indefensión aprendida que acuno Seligman en los años 70. Me sorprendieron muchísimo los resultados de sus investigaciones; según estos, si a un determinado sujeto se le hace aprender que por muchos esfuerzos que haga para resolver un problema, ya sea evitándolo o buscando estrategias nuevas, no puede hacer que cambie o se solucione, este acaba asumiendo que no puede hacer nada y acaba comportándose de forma pasiva con una gran sensación de impotencia pese a que existan oportunidades reales de cambio convirtiéndose en alguien pasivo y sin esperanza.
Imagínate que en tu día a día e independientemente de lo que hagas (ejercicio, dieta equilibrada, nada de alcohol, tratamientos farmacológicos, etc.), los dolores de cabeza persisten y aparecen cuando menos te lo esperas. Vivir así, “quema mucho” y el poso que deja es de hastío y desesperación y además son un aliciente fundamental para que los que sufren de migrañas mantengan la esperanza y la percepción de que está en sus manos el poder hacer algo para resolver sus problemas. Hoy sabemos que en el 90% de los casos las migrañas se pueden prevenir gracias al entrenamiento con neurofeedback.

Existen tantas como personas diría yo. En Neurovitalia, trabajamos desde un enfoque centrado en las personas independientemente del problema que presenten. No podemos obviar que un problema tan hostigador como las migrañas afecta a todas las áreas dela vida (familia, amigos, trabajo, etc.). La comunidad científica se ha puesto de acuerdo en dividir los tipos de migrañas según la sintomatología que presentan y esto nos facilita los profesionales el encuadre que hagamos para tratar cada caso, pero insisto, nonos podemos quedar en esa clasificación, tenemos que dar un paso más y entender que cuando estamos trabajando con una persona con migrañas, no solo estamos tratando un dolor de cabeza o dificultades de visión, auras o déficits motores, estamos trabajando en cómo estos afectan a la relación con sus hijos.

NUESTRO TRATAMIENTO VA MÁS ALLÁ DE UN MERO
ENTRENAMIENTO CON NEUROFEEDBACK.
EVALUAMOS Y AJUSTAMOS EL TRATAMIENTO 
A LAS NECESIDADES ESPECÍFICAS DE CADA PERSONA.

Nuestro tratamiento va más allá de un mero entrenamiento con neurofeedback.
Evaluamos y ajustamos el tratamiento a las necesidades específicas de cada una de las personas que vienen solicitando nuestra ayuda. Es verdad que gracias al neurofeedback hemos notado mejoras significativas tanto en los tiempos, acortando los plazos de tratamiento, como en la autoestima y la calidad de vida de nuestros pacientes y sus seres queridos, por lo que uno de nuestros principales objetivos es que las personas que acudan consideren el neurofeedbackcomo un entrenamiento imprescindible para su mejora.

Más allá de lo que los diferentes estudios que salen a neurofeedbackla luz nos vayan mostrando, nuestra experiencia profesional nos dice que es efectivo para tres de cada cuatro pacientes, que la remisión de los dolores de cabeza de forma significativa se da a partir de las
40 sesiones y que, una vez acabado el entrenamiento, las personas dejan de tener molestias durante no menos de ocho meses. Al ser un entrenamiento dirigido a estabilizarlas funciones cerebrales, nos permite actuar incluso antes de que comiencen los primeros síntomas. Es más, a lo largo de las sesiones se observa que personas que sufren de esta dolencia comienzan poco a poco a reducirla frecuencia en que sufren de estas dolencias.
PLURAL_

Y tú qué opinas ? deja un comentario:

DEJA UNA RESPUESTA