1. El que se asea poco. Según una encuesta realizada entre 2.500 jóvenes europeos por Uniplaces.es, servicio de reserva de alojamiento para estudiantes, el compañero de piso más odiado es aquel para el que la higiene no es importante. Ser ‘limpio’ es algo que se presupone, sin embargo, parece ser uno de los problemas más habituales cuando se comparte vivienda pues para los españoles, británicos, alemanes, italianos y portugueses ser aseados es la característica que marca la diferencia entre tener una convivencia pacífica o vivir con tensión.

2. El ladrón de comida. Nadie soporta que le roben, y mucho menos, su comida. Por eso este es el segundo compañero de piso más temido. Eso sí, siempre y cuando, sepamos quién ha sido porque en muchas ocasiones desaparecen cosas de la despensa o de la nevera y nadie responde por ello. Quizás por eso, esta situación genera conflictos en la convivencia y sea la característica más odiada por los franceses, que la ponen en primer lugar por delante de la higiene.

3. El que siempre paga las facturas tarde. Compartir piso significa también compartir gastos por lo que no es de extrañar que nadie quiera vivir con alguien que se retrasa en el pago de las facturas ya que éstas afectan a los servicios básicos. Así que ya sabes, si vas a convivir con otras personas intenta pagar siempre a tiempo para tener una convivencia en paz.

4. El que nunca saca la basura. Repartirse las tareas de la casa es lo habitual, sin embargo, tirar la basura suele depender de lo rápido que se llene y de lo que cada miembro del piso considere que “se puede llenar”. Así, igual que hay quien ve el vaso medio lleno o medio vacío, hay quien ve la basura media llena, llena o llena hasta los topes. Por supuesto, hay quien piensa que el cubo no tiene límites por lo que siempre existe algún compañero al que nunca verás tirar la basura durante vuestra convivencia.

5. Los desordenados. Cierra el ranking de compañeros más odiados aquellos que ven la belleza en el caos. Aunque esto suene muy poético la realidad es que la convivencia se hace difícil cuando no existe el orden y, por eso, quienes comparten alojamiento prefieren evitar a aquellas personas que no saben colocar las cosas en su sitio y que no respetan el orden en los espacios comunes. Si eres uno de ellos, aplícate para superarlo porque para británicos, franceses, portugueses y españoles esta es una característica insoportable. No obstante, es algo que sobrellevan mejor alemanes e italianos así que siempre puedes buscar compañeros de estas nacionalidades.

Y tú qué opinas ? deja un comentario:

DEJA UNA RESPUESTA